Es un excelente etólogo, con gran conocimiento, paciencia y es un gran guía. Nuestro perro es un caso difícil ya que no es nada sociable con otros perros (llegó con nosotros a los 8 meses y ya era así). Y se puso peor cuando llegamos a Querétaro porque dejó de ser sociable con la gente también. Acudimos a otros profesionales y lo dieron por perdido. Encontré a Francisco y en UNA sola sesión en casa nos ayudó muchísimo, incluso pudo entrar a la casa con mi perro dentro. Con sus enseñanzas y guía hemos podido comprender el carácter de nuestro perro. Hoy tenemos un bóxer más relajado, que ya no nos brinca encima cada que llegamos a casa, lo paseamos mejor, ha podido estar con otros perros (apoyado por Francisco) e incluso a empezado a jugar nuevamente.isela